lunes, 19 de noviembre de 2012

La salvación del oviedo

Estas últimas semanas hemos leído, escuchado y visto por la televisión innumerables noticias relacionadas con el Real Oviedo S.A.D. Todas hablaban de lo agónico de su situación, con la posibilidad real de desaparecer en pocos días. Y todas hablaban también de la cantidad de gente que se había volcado para evitar la desaparición de un histórico del fútbol español.

Pero, pongámonos en situación antes. El Real Oviedo es un club que nació en 1926, como resultado de fusionar los dos equipos de la ciudad. Este equipo tenía como meta desde un principio la élite, y se encargaron de que así fuera. Se mantuvo hasta 1950 en primera división, y a partir de ahí estuvo subiendo y bajando, hasta que en el 88 volviese a ascender a primera para mantenerse durante 13 temporadas, en las que incluso llegó a disputar la UEFA. Entonces llegó el descenso a segunda división, y, con él, el descalabro económico.

Quizá es un reflejo de la sociedad española, el trabajador que va subsistiendo, mejor o peor pero siempre a flote, y que con la llegada de los créditos de los bancos en masa, decide intentar dar un salto en su status que realmente no podía asumir. El Oviedo, tras 10 años en primera, habiéndose convertido en Sociedad Anónima Deportiva, afrontó la construcción de un nuevo estadio, asumió unos sueldos y unos gastos permanentes financiados con los ingresos por estar en Primera División, que supusieron su perdición cuando llegó algo que nadie quería, pero que entraba dentro de lo posible, el descenso.
Un año en segunda bastó para que el club no pudiese pagar a sus jugadores, estos denunciaran, y el Oviedo descendió administrativamente a Tercera División de forma directa.

Cualquiera pensaría que un descenso así, supondría la desaparición o refundación del equipo. Pero el Oviedo tiene un activo que hizo que eso fuese completamente inviable, su afición. Pasaron de medirse con campeones de Europa, a jugar en campos "de barrio".
Pero su afición no les falló, y batieron récords de asistencia a partidos de Tercera semana tras semana en el nuevo Carlos Tartiere (casi 30000 aficionados en el partido del ascenso a 2ª B).
Eso hace muchísimo por la imagen de un equipo, ver que tu afición no te falla y te sigue hasta el infierno si hace falta. Y esa imagen genera simpatías...simpatías que han servido para lograr evitar la desaparición por motivos económicos en esta ocasión.

Realmente, el club descendió por "méritos propios", hay una ley y en su momento no la cumplió, lo que le ha llevado a estar en una situación realmente complicada. Es un equipo "grande" con ingresos de un 2ª B, lo que le hace realmente difícil sobrevivir. Pero con esas simpatías que se ganó gracias, en gran parte, a esa afición infatigable, cuando se han visto con el agua al cuello, el mundo del fútbol les ha lanzado un salvavidas. Ayuda también que jugadores que han salido de las categorías inferiores ahora estén en lo más alto (Santi Cazorla, Juan Mata, Michu o Adrián son los mayores exponentes), y que el Oviedo sea un equipo que ha estado en todas las décadas en algún momento en Primera, lo que hace que todos los aficionados recuerden al club como un "equipo de Primera", desde al abuelo al nieto. Pero, con toda la justicia que pudiese existir a la hora de descender, también es verdad que hay equipos en situaciones iguales, o incluso peores, que no han corrido esa misma suerte (Zaragoza, Racing de Santander, Mallorca en su día, Rayo Vallecano...), quizá le tocó ser cabeza de turco y servir de ejemplo a otros equipos históricos, quién sabe lo que pasa en los despachos de la RFEF y de la LFP. El problema es que el equipo sigue estando al borde del abismo, con graves problemas económicos.

Sólo queda esperar que la situación se estabilice, y gritar bien fuerte: ¡Puxa Oviedo!

Edición de última hora: 
Horas después de haber escrito el artículo, apareció el magnate mexicano Carlos Slim para convertirse en accionista mayoritario y, al mismo tiempo, salvar al Oviedo. Según su portavoz, Arturo Elías Ayub, se ha comprometido a comprar acciones por un valor de 2 millones de €, lo que supondrá que se haga con el 35% del capital de la entidad ovetense. Parece que detrás de esa compra podría haber una intención real de hacer crecer al club, y, quizá, devolverlo a la élite. Dentro de los multimillonarios aficionados al deporte, Carlos Slim parece estar en el lado de los que tienen un plan y buscan una estabilidad institucional, esperemos que finalmente sea así, y no se convierta en otro Ali Syed o Piterman, que destrozó al Alavés.

¿Podrá rehacerse y levantar el vuelo hacia primera división? ¿o por el contrario toda la movilización de los aficionados e inversores será pan para hoy y hambre para mañana?

1 comentario:

  1. Quisiera recordar que el Real Madrid (ese club al que todo el mundo odia por su supuesta prepotencia y falta de señorío,sobre todo últimamente) puso 100000 euros para comprar parte del club que posteriormente cedió al ayuntamiento de la ciudad.

    Ese es el verdadero señorío,como fue ir a jugar a Lorca para recaudar dinero tras el terremoto. Esos son los auténticos valores o no lo que dicen otros que son y que no hacen nada así mientras patrocinan a una dictadura

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores