viernes, 10 de mayo de 2013

Equipos míticos: La "máquina" de River de los 40's

EQUIPOS MÍTICOS



 River Plate de los años 40´s ”La Máquina”

La máquina es desde hace más de medio siglo para River Plate y para el fútbol argentino en general, un icono indiscutido de buen gusto por el toque de pelota, desmarque, y futbol ofensivo que deslumbraba por su dinámica de juego. Fue un equipo que no tenia puestos fijos, y asombraba por la movilidad y polivalencia de sus hombres. Se recuerda en particular con este nombre a la delantera compuesta por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau que poseían una perfecta coordinación entre ellos. Por su estilo de juego, "La Máquina" es muchas veces considerada un "antecesor" de "La Naranja Mecánica Holandesa” de finales de los 70´s.




Esta escuadra asomó en el comienzo de la década de los años 40 cuando en el resto del mundo se veía inmerso en la Segunda Guerra Mundial, e iluminó el futbol sudamericano hasta 1947, siendo Campeón Nacional en 1941, 1942 y 1945 (aunque tras la retirada de Pedernera, y Labruna seguiría engordando su palmarés con los Campeonatos Nacionales de 1947 y varios más en los años 50, aunque estrictamente no podemos decir que esa escuadra de River Plate perteneciera al once inicial de la Máquina.
La Máquina se impuso esos años a rivales de una entidad mayúscula: su enemigo acérrimo Boca Juniors ganó tres campeonatos en la década de los 40 (1940, 1943 y 1944) con jugadores de la talla como Jaime ‘Piraña’ Sarlanga, Mario ‘El Atómico’ Boyé, Ernesto ‘El Pibe de Oro’ Lazzatti o José Borello; el San Lorenzo de Mario Imbelloni, Armando Farro, René Pontoni, Rinaldo Fioramonte Martino y Óscar Silva (campeón en 1946); y el Independiente del gran Erico (1948).

Directores de esta orquesta estaban Renato Cesarinni (famoso por la zona Cesarinni) y por crear la escuela de River, y Carlos Peucelle, ambos ex jugadores de renombre tanto en futbol argentino como en el italiano (el mejor de la época en ese momento al ser Bicampeones del Mundo).


Eran también conocidos como Los Caballeros de la Angustia dado que muchas veces no definían en partido hasta poco antes de que se diera por terminado (¿os suena eso del Barcelona de hoy en día?).  En una entrevista posterior a Juan Carlos Muñoz dijo que los llamaban "Los Caballeros de la angustia" "porque sentíamos que podíamos hacer el gol en cualquier momento, no nos preocupábamos por hacerlo rápido. Entonces jugábamos, tocábamos, desbordábamos y volvíamos para atrás para jugar con la pelota. Entonces, la gente y los periodistas se impacientaban y nos pusieron los Caballeros de la Angustia , pero no por angustia en nuestro arco, sino porque hacíamos los goles en los finales del partido. Era medio a propósito." 

Su mayor contribución a este deporte fue la movilidad y el dinamismo en ataque como seña de identidad. Ninguno de los cinco miembros de esta delantera permanecía estático en su posición, sino que se movían continuamente por el frente de ataque como la forma más eficaz de confundir a la defensa rival, conseguir que los adversarios perdieran la marca y abrir espacios que fueran aprovechados con un desmarque por las alas.

La primera actuación de la recordada formación fue el 28 de junio de 1942, en El Monumental, ante Platense, con un triunfo por 1 a 0; Loustau reemplazó por primera vez a Aristóbulo Luis Deambrossi como delantero izquierdo en esta ocasión. Desde 1943 a 1946 hubo otros 17 encuentros para la historia, con dos títulos y dos subcampeonatos. Nunca jugaron, todos juntos ante Boca Juniors, pero es sólo una anécdota. Hubo jugadores importantes, como Ricardo Vaghi, Norberto Estampilla Yácono, o Bruno Rodolfi. En la delantera alternaron con la formación principal Alberto Gallo, Antonio Báez y Roberto Coll y posteriormente vinieron luego un tal Alfredo Di Stefano y a Nestor Rossi, que en este equipo eran meros suplentes. Pedernera, apodado el Beethoven del fútbol e ídolo Alfredo Di Stéfano ( el cual ocuparía su sitio en 1947 tras su reirada), fue decisivo en ese nuevo fútbol que inventó aquel River. El equipo utilizaba un esquema táctico que fue denominado la WM, con dos mediocentros defensivos de mucho sacrificio y salida del balón como Bruno Rodolfi y José Ramos y dos hombres por delante como el propio Pedernera y el imaginativo Moreno formando un cuadrado mágico. La formación de WM se completaba con un central como Ricardo Vaghi y dos laterales como Norberto Yacono y Luis Ferreyra y arriba, un delantero como Labruna y dos alas como Muñoz y Loustau. 

Labruna se convirtió en un jugador especial no sólo por sus números dentro de la cancha y su larga trayectoria (28 años en Primera), sino también por su comportamiento extradeportivo dentro y fuera de los terrenos de juego. Además de futbolista, era aficionado. Y como hincha se tomaba muy en serio este deporte. Dicen que cuando acudía a jugar a la Bombonera y tocaba saltar al césped, siempre lo hacía mientras se cogía la nariz con los dedos, en una clara alusión al apelativo de “bosteros” que los aficionados de River utilizan para calificar a sus vecinos de Boca Juniors. Desde entonces, existe la costumbre entre los hinchas de los Millonarios de acudir a la Bombonera con pañuelos en la boca o mascarillas para taparse la nariz cuando entran a la bombonera.

Decía Pedernera: "Los equipos siempre nacen cuando se ubican distintas duplas. Nosotros dispusimos de varias de esas sociedades y las piezas se fueron acomodando solas. Y aparecieron así los movimientos, quizás impensados para esas épocas: entrar y salir, el cuadrado en el medio, la sorpresa, la ocupación de los espacios. Nos encontramos un grupo de jugadores iluminados y logramos un entendimiento total. Parece que jugábamos de memoria".


Lo dicho LA MAQUINA. Un adelanto del fútbol revolucionario para su época.

Huguitooth

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores